Vías de Abordaje en la Cirugía de Aumento Mamario

El Plano Ideal de Colocación del Implante Mamario
3 de marzo de 2017
La Elección de Implante Mamario Ideal
6 de diciembre de 2020

La vía de abordaje corresponde a la incisión utilizada para colocar los implantes. en la mastoplastia de aumento o cirugía de aumento mamario existen tres principales vías: la axilar, la hemiareolar inferior y la submamaria. Cada una tiene sus ventajas y desventajas, es necesario el conocimiento de las mismas para adaptarlas a cada paciente en particular. También existe el abordaje a través del ombligo, la cual se realiza en forma endoscópica, pero solo es aplicable para implantes salinos, en desuso en la actualidad.

El abordaje axilar, se realiza justo por detrás del pliegue anterior de la axila, y quizás sea la incisión que más se esconde a la vista, pero existen ciertos recaudos a tener en cuenta. Es posible que se vea modificado el drenaje linfático de la mama, ya que los mismos drenan hacia la axila. Por lo tanto, en caso de la existencia de patología mamaria en el futuro, el mastologo se encontraría con esta problemática. El otro dato a tener en cuenta, es que, debido a la posición, existe una mayor incidencia de hematomas y de asimetrías en la posición del surco mamario.

La incisión hemiareolar inferior, es la más utilizada hoy en día en nuestro país, ya que se encuentra disimulada en el borde de la areola, y permite un buen campo quirúrgico durante la cirugía, además de poderse reposicionar el complejo areola-pezón en caso de ptosis leves (mamas caídas). La principal contra para esta vía es que, al utilizarla, se debe traspasar a través de la glándula mamaria la cual se encuentra en contacto con el exterior, pudiendo contaminarse la prótesis con bacterias que le son propias, predisponiéndose a la infección o en particular, a la contractura capsular.

Por último, el abordaje submamario, evita el contacto con la glándula mamaria en forma directa, por lo que tiene menor incidencia de infección y contractura capsular, además de que, cuando se realiza en forma correcta, es fácilmente disimulable en el surco. Pero el problema es en ocasiones la incisión no queda correctamente emplazada, sumado a que en caso de deseo de re intervención por aumento de volumen, la cicatriz quedaría en la mitad del polo inferior lo cual lo haría fácilmente visible. A esto se suma que, en caso de cirugías secundarias por caída de la mama, sería necesario realizar una segunda incisión, sumando otra cicatriz más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tienda